Relato Martillo de Manuel Blanco Chivite

Relatos de verano: «Taller sobre el uso del Martillo»

Leer en un 1min

Crónica Libre presenta una nueva sección veraniega de relatos cortos negros. La inaguramos de la mano del periodista, escritor y editor, Manuel Blancho Chivite, con su original mezcla de reflexiones críticas, humor oscuro y ficción

Autor Manuel Blanco Chivite

TALLER SOBRE EL USO DEL MARTILLO

Interesados, apuntarse en el  CENTRO CULTURAL THOR 

Sesión inaugural a cargo de nuestro vecino Estanislao Martín Martínez, diseñador de martillos desde 2005.

Sobre la relativa utilidad del martillo. Depende de la cabeza que rompas con él, su valor puede aumentar o disminuir independientemente del tipo de martillo.

Hay expertos en cabezas vacías. El sonido de la ruptura en estos casos es agradable, sonoro y seco; el estropicio, notable y limpio. A lo sumo, pueden desprenderse algunas astillas o algunos cabellos sobre el entarimado, poco más. Basta un escobazo para dejarlo todo impecable. No es un trabajo complicado ni se necesita un esfuerzo considerable. Tampoco está bien pagado. Pese a su especialización, no se considera labor cualificada.

Los expertos mejor pagados, como podéis imaginaros, son los especialistas en cabezas bien repletas. Esas cabezas son presas muy cotizadas, os lo aseguro.  Sus cráneos, quizás por el refuerzo interior de un buen relleno, son sumamente resistentes. Se precisa un buen martillo, de hierro forjado de, al menos, tres kilos de peso, un mango de buena madera, de roble, por ejemplo,  y, desde luego, un brazo fuerte y bien entrenado ya que el buen especialista, en todos los casos, ha de cumplir su cometido de un solo y sólido martillazo, riguroso y definitivo.

En estos menesteres, el sonido de la repentina ruptura total es algo sordo, aunque perfectamente audible, y la quiebra de la caja craneal hace que su abundante contenido se vierta, desparrame y salpique por doquier. En tal sentido, estamos ante un trabajo escasamente higiénico que precisará de una profunda y minuciosa limpieza posterior. No obstante y como ya apunté, la dedicación se compensa con generosidad.

Bien, ahora pasaremos a una primera demostración presencial y lo haremos con una cabeza vacía; son las más abundantes y raramente suelen echarse en falta.

 A continuación procederemos a la selección por votación democrática del primer aspirante a un primer trabajo, a modo de práctica, con una cabeza bien, bien rellena. 

Hemos recibido varios encargos al respecto, entre ellos he seleccionado el que considero más fácil y cercano, aquí mismo, en el barrio. Como es lógico, al ser considerado un trabajo de prácticas incluido en la actividad del Taller, no será remunerado.  

Patricia Espinar

Directora Adjunta y Socia Fundadora de Crónica Libre. Periodista de investigación. Académica de la Televisión. Guionista, Creadora de Formatos de TV. Directora de Grabación y Coordinadora de Invitados.