Planta del desierto de Atacama. Foto: Lucas Aguayo Araos/dpa Europa Press
/

Las energías verdes en Europa y las alianzas con los países en vías de desarrollo

6 Min. lectura

La concienciación sobre los efectos devastadores del cambio climático es muy alta a nivel global de suerte que todos los países de la UE suman sus esfuerzos para acometer la transición energética tanto en lo que se refiere a investigación como a producción de energías sostenibles al tiempo que se modifican sus legislaciones para poder acometer ese reto.

De hecho, el Tribunal Constitucional de Alemania –Verfassungsgericht– se pronunció en torno a la ley para la defensa del clima advirtiendo que la ley era inconstitucional en algunos aspectos debido a que no había previsto normas a partir de 2031 lo que podría poner en peligro el bienestar de la siguiente generación. Muchos países en vías de desarrollo están también invirtiendo en investigación para desarrollar y producir combustibles sostenibles que permitan seguir manteniendo las infraestructuras industriales sin sobresaltos traumáticos cuando se acabe el petróleo. De hecho, según informa CNN Brasil, se acaba de inaugurar una planta de producción de combustibles no fósiles en Chile en la que está involucrada la empresa alemana Siemens Energy.

El proyecto ya ha logrado con éxito la producción de e-metanol en la Patagonia chilena y prevé producir 130.000 litros de ese combustible sin gases de efecto invernadero. El final del petróleo no debe provocar un colapso económico mundial por falta de abastecimiento de combustible para el funcionamiento de la industria y de la economía familiar. De ahí que la energía solar, eólica y hidráulica estén en el centro de atención de investigación para hacer más eficiente su producción.

Los países africanos en la línea del ecuador como productores de hidrógeno verde

Los países que están ubicados en torno a la línea de Ecuador son los que tienen mayor irradiación solar de forma constante debido a que tienen 12 horas de luz todos los días del año. En comparación, los países nórdicos tienen días cortos en invierno y largos en verano. En los polos y hacia el equinoccio de verano, las horas de luz rondan las 24 horas mientras que en el equinoccio de invierno las horas sin luz rondan las 24 horas. Las horas de irradiación solar sufren una variación de 4 horas entre verano e invierno en los países que están en la latitud subpolar que es el caso de todos los países de la UE, EEUU, Canadá, Rusia, etc. Estos datos son importantes cuando se aborda la cuestión de la producción de la energía solar.

Países estén en el punto de mira de inversores europeo

Los países en torno al Ecuador pueden, en teoría, producir energía solar de una forma constante en comparación a los países que están más alejados de él. Los países que están en la línea del Ecuador son Ecuador, Colombia, Brasil, Santo Tomás y Príncipe en América,  Gabón, Congo, Uganda, Kenia y Somalia en África y Maldivas, Indonesia y Kiribati en Indonesia. Su ubicación geográfica las hace sumamente atractivas cuando se plantea la cuestión de la producción de energía solar. Y la energía solar es una energía renovable que se puede emplear en la producción de hidrógeno verde que se logra a través de electrolisis. De ahí que estos países estén en el punto de mira de inversores europeos y norteamericanos.

Alemania ya ha empezado a entablar contactos con países ubicados en ese entorno geográfico por varios motivos. Debido a su orografía, la producción de energía hidroeléctrica es ínfima, la producción eólica solo puede abastecer parte de la electricidad consumida en las zonas costeras y la energía solar solo representa una parte ínfima de toda la electricidad consumida en Alemania. En resumidas cuentas, Alemania no es autosuficiente. Con la decisión del gobierno alemán de abandonar la producción de energía térmica por medio de combustibles fósiles y el abandono de la energía nuclear, Alemania se encuentra ante un reto no menor si quiere mantener su tejido industrial.

Alemania se plantea alianzas

De ahí que esté buscando alianzas con países que se encuentran en la línea de Ecuador para producir hidrógeno verde que será el combustible del futuro. Alemania se plantea esas alianzas en torno a dos ejes: la investigación en tecnología por parte de Alemania y la producción de hidrógeno verde en países aliados económicamente. La producción y exportación de hidrógeno verde están íntimamente ligadas al compromiso de Alemania de importar ese combustible sin, por ello, expoliar de recursos a los países productores que impedirían su desarrollo económico y social.

Según los cálculos que se han hecho en Alemania sobre esta región africana, es posible producir grandes cantidades de hidrógeno verde en los países en torno a la línea del Ecuador que garanticen el autoabastecimiento así como su exportación. Alemania se postularía como aliado en lo tecnológico y como potencia importadora de hidrógeno verde de la África occidental. Pero también se necesita agua para la producción de hidrógeno verde.

Desalar agua

Las regiones costeras de África occidental tienen abundante agua dulce y salada. Aún cuando hubiese que desalar agua, esta región podría producir grandes cantidades de hidrógeno verde. De hecho, el Gobierno de Ghana ya está realizando estudios para calcular el consumo de energía a años vista, entre otros factores. Los datos así recabados permitirían a las autoridades de Ghana desarrollar normativas para alianzas con países extranjeros. De hecho, Alemania ya ha anunciado que invertirá 38 millones de euros en la construcción de la primera planta de hidrógeno verde de África en Marruecos.

Olaf Scholz y Nana Addo Danwa Akufo-Addo Foto: Michael Kappeler/dpa (Foto de ARCHIVO)

Brasil y Georgia: países productores y consumidores de energía verde

Otro país que está en la línea de Ecuador y tiene inmensas reservas de agua es Brasil. En una entrevista realizada y publicada en la página web del Gobierno de Brasil, el Secretario de Planificación y Desarrollo Energético del Ministerio de Minas y Energía, Paulo Cesar Domingues, menciona que el 48% de la energía producida en Brasil es renovable mientras que en el resto del mundo ronda el 14%. En cuanto a la energía eléctrica aseguró que esta es al 85% renovable. A renglón seguido afirmó, que la producción de la energía hidráulica depende de las lluvias.

En épocas de sequía disminuye la electricidad producida y es menos constante que la energía solar al ser una fuente de energía intermitente. En cuanto a la energía eólica, Brasil dispone de 700 parques eólicos y es el 7° mayor productor de energía eólica a nivel mundial. Cesar Domingues afirmó que la dependencia de energía fósil es todavía del 52% y Brasil está invirtiendo en investigación para buscar biocombustibles sostenibles, por ejemplo a partir de la caña de azúcar. Brasil tiene un gran potencial de energía solar todavía no explotad por estar situado en el ecuador y tener muchas horas de irradiación solar.

Los países del Mediterráneo

A modo de comparación, la energía eléctrica es al 100% hidroeléctrica en Georgia. El parque de automóviles funciona bien con gasolina o con gas. La energía solar no ha entrado a formar parte de la cartera energética a pesar de su enorme potencial, pero en vista de los requisitos climáticos necesarios para la producción de hidrógeno verde, la gran llanura del Koljis sería el lugar ideal para producir energía solar que podría emplearse en la producción hidrógeno verde y así reducir la dependencia de los combustibles fósiles. De hecho, el gobierno de Georgia está estudiando la posibilidad de construir 8 plantas solares en su territorio.

Los países del Mediterráneo con ríos no navegables por la pendiente acusada de sus cauces tienen las características geográficas ideales para postularse como productores y exportadores de hidrógeno verde. Pero también países como Dinamarca porque el 56,8% de la electricidad que consumen es energía eólica o Noruega con un 92% de electricidad hidráulica en 2020 según EUROSTAT.

Aerogeneradores en el Parque eólico de O Fiouco, de la Serra do Xistral, en la comarca de Terra Cha, en Abadín, en Lugo Foto.Carlos Castro / Europa Press

Transporte de electricidad e hidrógeno verde

El transporte de energía y combustibles nuevos se está rediseñando de nuevo para cubrir las necesidades energéticas a nivel global. España ya está construyendo un corredor verde para el transporte de hidrógeno verde. Alemania está ya diseñando tanques de alta seguridad en el proyecto TransHyDe para el transporte seguro por barco de hidrógeno verde. Y el puerto de Hamburgo se postula como puerto de entrada de hidrógeno verde en virtud de un acuerdo firmado entre Chile y Alemania. Además, Siemens Energy está involucrada en el proyecto de unir Irlanda y el continente europeo para el abastecimiento de electricidad verde. El interconectador celta tendrá 575 kilómetros de cables de corriente directa, que resulta ser más económica para transporte a largas distancias. Siemens está construyendo ya las estaciones convertidoras en Knockraha, ubicado en la municipalidad County Cork de Irlanda y el otro en La Martyre en Francia.

Cada uno va poniendo su grano de arena para que el final del petróleo no nos pille por sorpresa.

Pilar Larrañaga

Periodista freelance. Escribe sobre política europea y arte. Las decisiones que se toman en Bruselas y sus efectos sobre los ciudadanos europeos. El arte entendido como eje fundamental en la formación del ser humano.